CORTINAS DE CRISTAL


¿Qué són y cómo funcionan?

Se trata de un sistema de acristalamiento vertical transparente y muy liguero a la vista, prácticamente imperceptible, al no llevar perfilería vertical. Su belleza estética radica precisamente en esto, siendo indiscutible.

Su desplazamiento natural es el de corredera pero, al llegar a uno de los extremos, las distintas hojas de cristal se pliegan como un acordeón, es decir, se giran de forma batiente y se apilan unas hojas contra otras, reduciendo todo el cerramiento a la mínima expresión.


Ventajas de las Cortinas de Cristal

La instalación no tiene apenas obra, y se realiza de forma limpia. La única condición para poder instalarla es que la terraza o zona a acristalar tenga techo, a fin de poder fijar el carril superior.

Su limpieza es cómoda y segura, puesto que las dos caras del cristal se limpian desde el interior, sin exposición alguna.

Este sistema de acristalamientos no necesita mantenimiento.

No es necesario cerrar completamente, puesto que sólo podríamos cerrar la zona necesaria dependiendo de la dirección del viento y de la lluvia. Y, por supuesto, también se puede cerrar por completo de forma hermética.

No reducen la visión desde la terraza, solárium, porche, o zona en la se encuentran instaladas.

Están diseñadas para un uso inequívocamente seguro.

Permiten el uso y disfrute de la zona exterior durante los 365 días del año.

Cómo limpiar las cortinas de cristal

La limpieza es muy sencilla, porque siempre se limpian desde el interior tanto por su cara externa como interna. Ya no tendrás que hacer contorsionismo ni correr riesgos.

Así de fácil:

Abrir todas las hojas.
1 | Limpiar la cara exterior de la hoja de encima.
2 | Deslizar las hojas una por una en el perfil.
3 | Limpiar las caras interiores.
4 | Limpiar las piezas de aluminio con un trapo húmedo, con productos domésticos normales.
5 | Lubricar las piezas plásticas una o dos veces al año con spray de silicona.
6 | Con los cristales plegados en el interior de la terraza, podemos limpiar su cara externa. Es increíblemente fácil, ya no hace falta colgarse por fuera ni mantener el equilibrio, ni por supuesto descolgar ningún cristal, porque lo hacemos de manera cómoda y sencilla.
7 | Con los cristales situados en la posición cerrada, podemos limpiar su cara interna, pero sin necesidad de ir desplazándonos, es decir, cierro un cristal y lo limpio, cuando haya terminado con él, lo deslizo y cierro el siguiente.